“TRES MUJERES” Peculiaridades sobre el extravío de lo femenino. 

TRES MUJERES “Peculiriadidades sobre el extravío de lo femenino”

Sobre un texto de Alejandro Schmidt

ESTRENO: SÁBADO 10 DE AGOSTO, 21;30HS

Continúan funciones 17, 24, 31 de Agosto, 21:30hs.

Teatro María Castaña. Tucumán 260.

Entrada general $300 – Anticipadas en boletería del teatro $250
Estudiantes y Jubilados: $200

 

Información, reservas y promociones: 0351- 4235529

En este unipersonal sobre el libro del poeta Alejandro Schmidt, LaPortera, LaSanta y LaJusta habitan el cuerpo de Lula Lopes; transitando desde sus excentricidades algunos de los modos del Ser Mujer. Entre el absurdo y la poesía, estas singularidades develan aquellos mandatos que construyen nuestras prisiones invisibles

En escena: Lula Lopes

Dirige: Mercedes Chiodi

Ficha Técnica

Asistencia de dirección: Evangelina Ledesma

Diseño y realización de vestuario: Edgar Tula

Diseño lumínico: Mercedes Chiodi

Diseño sonoro: Sebastián Camargo

Música original: Mauricio Candussi

Escenografía: Noe De Los Pájaros / Mercedes Chiodi

Diseño y comunicación visual: OVI Comunicación

Redes: Camila Laplaca

Fotografía: Luis Evaristo Ponce / Camila Laplaca

Diseño plan comunicación y prensa: LUB Producciones / OVI Comunicación

Producción General: Lucía Boggan

TRES MUJERES TEATRO

Mariela Laudencina dijo sobre tres mujeres…

No estoy ni viva ni muerta” dice una mujer. No importa el nombre, trabajo, estado civil, si tiene hijos o una mascota. Ni siquiera el vínculo con algún dios. Una vez que habló, su lengua es otra para el mundo. Estamos más acá y más allá. Afuera y adentro. También en ningún lugar. Somos esa contradicción ilusoria y material. Aquí hay un solo nombre y es: mujer. Palabra desdibujada, trazo distorsionado, quiebre, una aparición. Lo que se muestra y no puede ser del todo. Sin embargo, posee en su totalidad la expansión de los fragmentos. Quizá sea una condena o una tregua insospechada para transformar, y ser como las ondas que produce el agua y llegan a la orilla. Lo indefinido, que por su condición cambia la forma de mirar el mundo. ¿Qué se espera de una portera, de una santa, de una justa? Que no tengan nombre. Y además, el sacrificio, la beatitud, la renuncia, el cuerpo como receptáculo ya sea de los hombres o de dios. Siempre dios padre y todopoderoso. El paraíso que salva. Esas tres mujeres que son una y son todas se apropian del lenguaje de los muertos y los vivos. Porque ese es el territorio que las acoge y las potencia volubles y poderosas, desde un resplandor que puede surgir también desde las sombras.